Suelto algunas ideas en caliente. Quizás estemos viendo un nuevo ciclo de experiencias en la organización del campo cultural en La Plata. Por ahora prefiero hablar de emergencia de algo –¿circuitos?- que da pie a una nueva escena cultural local, que quizás de paso a algo que en algún momento llámenos ciclo (quizás nos demos cuenta de él cuando cambie). Entre esas sospechas, una certera: algo se está moviendo que modifica el mapa de la cultura local.

Hay activaciones varias, creación de redes y nuevas apuestas en la circulación. Proliferan editoriales independientes, curadores, gestores culturales, eventos y espacios. Algunas de estas sospechas se vienen comentando y debatiendo en grupos, en reuniones, de a pocos… También las encontré conversando con varios y varias, entre ellos, con Daniel Badenes y algo de eso hay en uno de los últimos post de su blog titulado “Texto en busca de un curador”, que recomiendo.

Mi programa de indagaciones –si, voy a andar molestando a varios y varias ya que la idea no es filosofar- se concentrará en ciertos espacios que en La Plata activan y habilitan ámbitos de exhibición de producciones culturales. Entonces, hablaré de espacios, y puntualmente de espacios culturales. Se que los términos (y metáforas) espaciales tienen un problema: limitar las prácticas y acciones a un sitio. Veremos cómo me las arreglo.

Creo que estos espacios culturales -no sólo entendidos como espacios físicos para juntarse (y muchas veces amontonarse)- quizás sean el modo de organizar la intelegestsia cultural contemporánea en la ciudad y de engendrar sus propios (micro)climas. Hoy quizás sean estos espacios culturales de exhibición –como en otros momentos fueron las “revistas culturales” o los centros sociales y culturales autogestivos- los “lugares de vida”, de entreteje de relaciones y amistades -pero también de manifestación de exclusiones-, los que propician los encuentros y las apuestas, así como los lugares donde pueden seguirse las “batallas de ideas” y algunas disputas de posiciones. Además, son los espacios desde donde trazar el mapa de las sensibilidades (intelectuales, culturales, artísticas, etc.) de este momento.

Ahora a qué espacios me refiero. Tiro algunos, como toda lista es susceptible de incurrir en omisiones, pero es lo que se y anduve viendo y recorriendo… Librería y Galería Siberia, Galería Mal de Muchos, Casa cultural C’est la vie, Galería y Club Cösmiko, El Tallercito, El Hormiguero, Pisouno arte y diseño, Cocina de arte del Centro cultural En Eso Estamos, espacio de galería del centro cultural Alborada, las muestras de Síntoma curadores… 

Hablamos de espacios, ahora hablemos de sujetos. Creo, todavía sospecho, que lo que se está conformando es una “nueva élite cultural”. Uso el termino “élite” sin ningún sentido negativo ni peyorativo. Además, ese término parece más adecuado que otro como el de “vanguardia” que sería más complejo de sostener, ya que esta asociado a una “misión histórica”, a una estrategia de cambio y, digámoslo, a revolución, posiciones que en estas prácticas locales sería difícil encontrar. Pienso además una particularidad, que estos actores ocupan un rol subordinado y lateral en los aparatos institucionales de los que participan (la universidad, el estado local y provincial donde no toman las decisiones en relación a los políticas culturales). Entonces, élite cultural que se empodera fuera de las instituciones formales de las que es parte, desarrollándose así caminos paralelos antes que imbricados, ya que no encuentro decisiones sostenidas de “dar pelea” en las instituciones por modificar sus políticas. Aquí hay una posible apuesta política en un futuro próximo.

Ahora, use hasta aquí intencional y cuidadosamente el término “cultural” o “culturales” que es bastante amplio, para nombrar prácticas y espacios, huyendo de otro concepto: “arte” y sus derivados: prácticas artísticas, prácticas estéticas, espacios de arte, experiencia estética, obra de arte. Cuestión a seguir problematizado, incluso porque muchos de estos espacios toman al arte como un concepto que trabaja en sus repertorios de expresión y acción, es una idea en la que se reconocen. Pero por ahora prefiero continuar hablado de producción cultural en donde incluir prácticas artísticas y no-artísticas, comunicaciones, culturales, y con la que articular los modos de cirulación y presentación. Por ahora hasta acá.

Anuncios